jueves, 18 de enero de 2018

Dolencia (Suzanne O'Sullivan)

Por último, debo aclarar los términos "enfermedad", "orgánico" y "dolencia". Una enfermedad es una disfunción biológica del cuerpo. Implica una anormalidad fisiológica o una anormalidad estructural anatómica. Los términos "enfermedad" y "orgánico" aluden a trastornos patológicos del cuerpo, en oposición a los trastornos mentales.
"Dolencia" no es sinónimo de enfermedad. La dolencia (también llamada "padecimiento") es la respuesta humana a la enfermedad. Describe la experiencia subjetiva de la persona en cuanto a las sensaciones, pero no implica que exista una patología subyacente. Una dolencia puede ser tanto orgánica como psicológica. Una persona puede tener una enfermedad y, en cambio, no padecer. Por ejemplo, una niña con epilepsia tiene una enfermedad, pero, si no experimenta convulsiones y la epilepsia es asintomática, no padece. Por otro lado, una persona con trastorno psicosomático tienen una dolencia y, en cambio, no tiene necesariamente una enfermedad.
Cada persona vive las dolencias a su propio modo, y ahí radica precisamente la diferencia entre enfermedad y dolencia. Recuerdo a un amigo que no era médico que se preguntaba por qué no era posible definir todas las características de una única enfermedad. Si lograra hacerse, podría crearse un mapa o una fórmula para todas las afecciones comunes y los médicos podrían incluso quedar obsoletos, pues cada cual podría introducir sus síntomas en un programa informático y en la pantalla aparecería el diagnóstico. No entendía en qué medida cada paciente influye en su enfermedad. La personalidad y la experiencia vital moldean la presentación clínica, la respuesta y el resultado de cualquier roce de una persona con una dolencia. Si se toma a cien personas sanas y se las somete a la misma lesión, se obtendrán cien respuestas distintas. Por eso la medicina es un arte.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Todo está en tu cabeza
Suzanne O'Sullivan (Dublín, 1966)
 
Casi todos aceptamos sin problema que el corazón palpite con fuerza cuando vemos a la persona que amamos secretamente, o la sudoración que brota en nuestra frente ante el nerviosismo que nos provoca tener que hablar en público. Pero lo que no somos capaces de  imaginar es cuán dramática y exagerada puede llegar a ser la reacción de nuestro cuerpo ante según qué emociones. Un tercio de la gente que acude a su doctor de cabecera presenta síntomas sin ninguna explicación médica, si bien la gran mayoría de ellos se sospecha que tiene causas emocionales. No obstante, «todo está en tu cabeza» es lo último que queremos escuchar cuando acudimos al consultorio.  «Nadie me entiende» suele ser entonces la queja más habitual.  En este curioso y extraordinario libro, la neuróloga Suzanne O'Sullivan nos conduce a través del fascinante mundo de las enfermedades psicosomáticas. Sumergiéndonos en estos casos, tendremos una visión más completa de la condición humana, de los secretos que somos capaces de guardarnos a nosotros mismos, y una excelente ayuda para «entender» estas patologías que producen un gran sufrimiento.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Isla (W. H. Auden)

Mira, extranjero, esta isla que ahora
la luz saltarina te desvela para tu deleite,
asiéntate aquí
y vive en paz,
que por los canales de tu oído 
pueda escurrirse como un río
el ruido oscilante del mar.

Detente aquí, al final del prado diminuto
donde la pared calcárea se hunde en la espuma y
sus acantilados
resisten el fragor
y el embate de la marea,
y el guijarro resurge tras el lametón
del oleaje,
y la gaviota se hospeda
un momento en su flanco vertical.

Allá a lo lejos como semillas flotantes los barcos
separan sus rumbos urgentes y voluntarios,
y esta visión completa
quizá pueda penetrar
y viajar en el recuerdo igual que las nubes,
que ahora dejan atrás el espacio del puerto,
y durante todo el verano pasean por el mar. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Poemas escogidos
W. H. Auden (York, 21 de febrero, 1907 – Viena, 29 de septiembre, 1973)
 
Wystan Hugh Auden nació en York en 1907, y estudió en Oxford. Al estallar la guerra civil española vino voluntario al ejército republicano. Al regresar a Inglaterra publicó un libro -Spain 1937- para obtener fondos de ayuda para la República. En 1939 marchó a América, donde se nacionalizaría americano, para volver a Inglaterra en 1972. Al año siguiente moriría en Austria a la edad de sesenta y seis años. 
"El arte surge -como escribió Auden-, por una parte, de nuestros deseos de belleza y verdad, y, por otra, de nuestro conocimiento de que ambas cosas no son iguales"

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Muerte (Simone de Beauvoir)

Sucede, muy raramente, que el amor, la amistad o la camaradería pueden vencer la soledad de la muerte; a pesar de las apariencias, aún cuando yo cogía la mano a mamá, no estaba con ella: le mentía. Porque siempre fue mistificada, esa suprema mistificación me resultaba odiosa. Me hacía cómplice del destino que me violentaba. Sin embargo, en cada célula de mi cuerpo, yo me unía a su rechazo y a su rebelión: también por eso su derrota me derrumbó. Aunque estuve ausente en el momento en que expiró  -aunque en tres ocasiones asistí a los últimos momentos de un moribundo- al pie de su cabecera fue donde vi a la Muerte de las danzas macabras, la Muerte de los cuentos de sobremesa, que llama a la puerta con una guadaña en la mano, la Muerte que viene de lejos, extranjera e inhumana: tenía el mismo rostro de mamá cuando descubría su mandíbula en su amplía sonrisa de ignorancia.
"Ya tiene edad de morir" Tristeza y exilio de los ancianos: la mayoría ni piensa que han llegado a esa edad. Y yo también, aun refiriéndome a mi madre, he utilizado esa fórmula. No comprendía que se pudiera llorar con sinceridad a un pariente, a un abuelo de setenta años. Si encontraba una mujer de cincuenta años postrada porque acababa de perder a su madre, la consideraba una neurótica: todos somos mortales; a los ochenta años se es suficientemente viejo para convertirse en muerto...
Pero no. No se muere de haber nacido, ni de haber vivido, ni de vejez. Se muere de "algo". Saber que mi madre, por su edad, estaba condenada a un fin próximo no atenúo la sorpresa: tenía un sarcoma. Un cáncer, una embolia, una congestión pulmonar: es algo brutal e imprevisto como un motor que se detiene en el aire. Mi madre alentaba al optimismo cuando, impedida y moribunda, afirmaba el valor infinito de cada instante. Asimismo, su vano encarnizamiento desgarraba el velo tranquilizador de la superficialidad cotidiana. No existe muerte natural: nada de lo que sucede al hombre es natural puesto que su sola presencia cuestiona al mundo. Todos los hombres son mortales: pero para todos los hombres la muerte es un accidente y, aunque la conozca y la acepte, es un violencia indebida.














Una muerte muy dulce
Simone de Beauvoir (París, 9 de enero de 1908 - ibidem, 14 de abril de 1986)
 
La muerte es una presencia constante en los escritos autobiográficos, los ensayos y las novelas de Simone de Beauvoir, una temática que invade sigilosamente el texto, a veces tras la figura de otros tópicos cercanos como la vejez o la nada. Tal como afirma en La fuerza de las cosas, la muerte es la “aventura brutal” que desde siempre la persigue en el sueño. Es el mayor límite en la existencia de la persona porque pone en juego la dualidad del Ser y la Nada. La muerte es el único accidente por el cual el para-sí se transforma en el en-sí, por lo tanto es el único que no podemos “asumir” libremente. En Una muerte muy dulce (1964), se describen las seis semanas de enfermedad y agonía previas a la muerte de la madre de Simone, Françoise de Beauvoir. Ese breve lapso temporal le ofrece a la autora la posibilidad de indagar sobre las coincidencias, paradojas y contradicciones del vínculo que mantiene con su madre.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Anticipar (André Kukla)

Es evidente que padecemos el engaño de que siempre debemos saber qué va a pasar más adelante. Sin una visión clara de lo que nos espera por delante, nos sentimos como una persona que tropieza en la oscuridad, que puede caerse por un precipicio en cualquier momento. Pero la analogía es poco adecuada. Si ya estamos involucrados en una actividad beneficiosa, no importa que el paso siguiente esté oculto en la oscuridad, porque no vamos a ir a ninguna parte. Las cosas están bien donde nos encontramos. La necesidad de saber siempre qué ocurrirá luego es como el miedo primitivo a la noche que nos hace insistir en que el suelo que tenemos ante nosotros esté iluminado aunque no planeemos salir de la cueva. Habrá tiempo suficiente para buscar precipicios cuando estemos preparados para salir.
Una anticipación de un paso tiene consecuencias que son aún más adversas que los castigos habituales por las anticipaciones. Si siempre intentamos anticipar qué ocurrirá a continuación, nunca podremos prestar toda la atención a la tarea que tenemos entre las manos. La consecuencia es que nunca podremos llevar a cabo la labor entre manos con la máxima eficacia. Si nos sumergimos en deliberaciones sobre la cena mientras conducimos, no lograremos ver el coche que de repente se nos cruza por delante. Y si la actividad presente se realiza por puro placer, nuestra alegría se verá debilitada por la intrusión del futuro. Si planificamos el trabajo de la noche en la mesa mientras cenamos, no saboreamos la comida.
Como la atención está siempre dividida, los enfermos crónicos de esta clase de anticipación nunca pueden funcionar a plena eficiencia, ni pueden experimentar los alcances máximos de placer. Esta disminución drástica de la vida es independiente de cuánto nos anticipemos al futuro. Hay gente que siempre está por delante de ella misma tan sólo un momento, y siempre echa un vistazo furtivo al siguiente instante para ver qué sucederá. Estas personas también podrían estar a miles de años. Nunca están del todo aquí; nunca hacen sólo eso. Por eso, nunca se sienten del todo vivas. 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Trampas mentales
André Kukla (Bélgica, 1942)

Nos complican la vida, nos alejan de la realidad, nos hacen perder el tiempo y, lo peor de todo, nos roban la alegría de vivir. Se trata de las trampas mentales que cada uno de nosotros, involuntaria pero sistemáticamente, nos creamos a diario.
El filósofo y psicólogo André Kukla identifica, en esta breve y divertida guía, las once trampas mentales más comunes y nos explica cómo evitar caer en ellas. Así, por ejemplo, nos habla de la persistencia, entendida como la incapacidad de abandonar una tarea o un pensamiento por inútil que sea; de la amplificación o el querer "matar moscas a martillazos"; de la resistencia o síndrome de "déjame intentarlo una última vez", y de las otras trampas mentales que, sin poder remediarlo, nos atacan y nos complican la vida gratuitamente.

domingo, 29 de octubre de 2017

Dragón (François Cheng)

Pu Yen T'u (Bu Yantu). Todas las cosas bajo el cielo tienen su visible-invisible. Lo visible es su aspecto exterior, es su yang; lo invisible es su imagen interior, su yin. Un yin, un yang, es el dao. Cual un dragón que se desplaza en el cielo, si se descubriera por completo, sin aura ni prolongación, ¿de qué misterio podría estar envuelto? Por ello, tras las nubes se oculta siempre un dragón. Arrastrando vientos y lluvias, se lanza, raudo, y da vueltas, soberbio.  Tan pronto hace brillar sus escamas como deja adivinar su cola. Por mucho que abra los ojos, el espectador nunca acaba de verlo todo. Con su doble aspecto visible-invisible, el dragón ejerce su infinito poder de fascinación. Así pues, el paisaje que fascina a un pintor debe incluir al mismo tiempo lo visible y lo invisible. Todos los elementos de la naturaleza que parecen acabados están en realidad ligados al infinito. Para integrar lo infinito en lo finito, para combinar visible e invisible, es imprescindible que el pintor sepa sacar partido del juego de lleno-vacío del que el pincel es capaz, y de concentrado-diluido de que es capaz la tinta. Puede empezar por el vacío y hacerlo desembocar en lo lleno, o a la inversa. El pincel debe ser ágil y vigoroso: ante todo evitar la banalidad. La tinta debe ser matizada y variada: hacer lo posible por no caer en la evidencia. No olvidar que el encanto de mil montañas y diez mil valles reside en los virajes disimulados y las junturas secretas. Ahí donde las colinas se abrazan unas a otras, donde los peñascos se abren unos a otros, donde se entremezclan los árboles, se agazapan las casas, el camino se pierde a lo lejos, se refleja el puente en el agua, hay que utilizar blancos para que el halo de las brumas y el reflejo de las nubes compongan una atmósfera cargada de grandeza y misterios. Se trata de una presencia sin forma pero dotada de infalible estructura interna. ¡No bastaría con todo el arte de lo visible-invisible para restituirla!














Vacío y plenitud
François Cheng ( Nanchang (China), 30 de agosto de 1929)

Vacío y plenitud es una de esas obras fundamentales que permiten acceder a la comprensión de la pintura china. Su autor, François Cheng, conocido especialista en poesía y pintura chinas, expone el desarrollo que, a lo largo de quince siglos, ha tenido la pintura en China, pero su estudio no es de carácter histórico sino filosófico.
La primera parte explora el sistema de la pintura en relación con la filosofía taoísta a partir de la noción de vacío que todo artista debe conocer, eje fundamental de la concepción china del universo y su comprensión del mundo objetivo, ligado a la idea del aliento vital y al estado supremo al que el hombre debe tender. La segunda parte concreta ese sistema en la pintura a través de los escritos teóricos del célebre pintor Shitao (1641-1707).
Cheng explica también al lector occidental la adscripción de este arte a la concepción taoísta, incorporando fragmentos de pintores y tratadistas chinos sobre elementos y momentos de la actividad pictórica.

domingo, 8 de octubre de 2017

Hijo (Kenzaburo Oé)

-Existen probabilidades de que crezca con normalidad -dijo-, pero existe un alto riesgo de que su coeficiente intelectual sea muy bajo. Eso significa que tendré que ahorrar todo lo que pueda para su futuro. Desde luego que no le pediré que me ayude a encontrar un trabajo, después de lo sucedido con el anterior. He decidido abandonar mi carrera docente... He pensado en trabajar como guía de turistas extranjeros. Siempre soñé con viajar a África y contratar un guía, de modo que sólo invertiré la fantasía: yo seré el guía local para quienes viajen a Japón.
El profesor iba a replicarle pero tuvieron que hacerse a un lado para dejar paso a una pandilla de chicos. Todos llevaban chaquetas con un dragón bordado en la espalda. Bird se dio cuenta de quiénes eran: los gamberros con los que había peleado la noche en que nació el bebé.
-Conozco a esos muchachos pero ellos no me han reconocido.
-En pocas semanas te has convertido en otra persona. Tal vez se deba a ello.
-¿De verdad lo cree así?
-Has cambiado mucho. -La voz del profesor sonaba cálida y afectuosa-. Un apodo infantil como Bird ya no te va.
Se detuvieron a esperar a las mujeres y entonces Bird miró a su hijo, acunado en brazos de su esposa. Intentó reflejar su imagen en las pupilas del bebé, pero fue tan minúscula que Bird no pudo confirmar su nuevo rostro. En cuanto llegara a casa se echaría un vistazo en el espejo. Y luego estrenaría el diccionario que le regalara Delchef, en cuya solapa interior había escrito una palabra que significaba "esperanza". La primera palabra que Bird quería buscar en el diccionario de aquel pequeño país balcánico era "perseverancia".


_____________________________________________________________________________

Una cuestión personal
Kenzaburo Oé (Uchiko (Japón), 31 de enero de 1935)

"Una cuestión personal" cuenta la terrible odisea de Bird, un joven profesor de inglés abrumado por una cenagosa existencia cotidiana en el Japón contemporáneo. Su anhelo secreto es redimirse a través de un mítico viaje por África, donde, según cree, su vida renacerá plena de sentido. Pero tales proyectos sufren un vuelco de ciento ochenta grados: su esposa da a luz un monstruoso bebé, condenado a una muerte inminente o, en el mejor de los casos, a una vida de vegetal. Este hecho convulsiona el lánguido e indolente existir de Bird y, durante tres días y tres noches, se arrastra por un implacable recorrido hacia lo más profundo de su abismo interior. Descenso a los infiernos en el que le acompañará Himiko, una vieja compañera de estudios. Bird buscará refugio en el alcohol, en los brazos de Himiko y, principalmente, en su propia vergüenza y humillación: ¿debe aceptar la fatalidad, cargar para siempre con un hijo anormal y renunciar a sus planes de una vida mejor o, por el contrario, debe desembarazarse del bebé provocando un desenlace fatal?

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Enemigo (Rosa Luxemburg)

Me figuro que, ante el mar, el sentimiento que se debe experimentar más profundamente debe ser el de la propia nada, quiero decir frente a eso que la mar tiene de eterno, de inmutable, de maravillosa indiferencia. He experimentado esta sensación cuando vi la catarata del Rin en Suiza y su perpetuo tumulto, que no cesa un segundo, durante el día y la noche, más allá de los siglos; me llenaba con un sentimiento de angustia y anonadamiento. Volví a casa completamente destrozada, y en la actualidad todavía, cada vez que paso por delante, y veo por la ventana del tren ese terrible espectáculo, esa espuma que salta, ese abismo blanco de agua hirviente y cuando oigo ese tumulto ensordecedor, mi corazón se estremece y algo en mí me dice: "He ahí el enemigo". ¿Os asombráis? Evidentemente, es el enemigo de la vanidad humana que se cree que es alguien y de pronto se convierte en nada. Tal es también, por otra parte, el efecto de una concepción que de todo dice, como Ben Akiba: "Siempre ha sido así", "Ya irá bien solo", etcétera; y donde el hombre, con su querer, poder y saber, parece completamente superfluo... Por esta razón, odio esta filosofía, mi querido Carlomagno, y me mantengo en la idea de que más bien habría que arrojarse a la catarata del Rin y perecer en ella como una cáscara de nuez, en lugar de sacar la cabeza y dejar mugir el agua como mugía en tiempo de nuestros antepasados y como mugirá después de nosotros. Querida Lulú, los resedas y los claveles están todavía florecidos y huelen "tan bien como el primer día".
Os saludo cordialmente a todos, sin olvidar los niños y la Muchacha de las ocas.
Vuestra Rosa. 

_____________________________________________________________________________

Cartas a Karl y Luise Kautsky
Rosa Luxemburg (
Zamość (Polonia), 5 de marzo de 1871 - Berlín (Alemania), 15 de enero de 1919)
 
Rosa Luxemburg entró en la vida de los Kaustky, tras su difícil instalación en Berlín, en 1898, cuando los cuadros de la socialdemocracia recibieron con una extrema desconfianza a esta extranjera, de la que sólo se conocían algunos polémicos artículos y unas intervenciones, más polémicas todavía, en los congresos. La amistad con los Kautsky surgía en el momento oportuno. La lectura de estas cartas a Karl, y en especial a Luise, nos informan sobre los periodos cruciales de su vida y su acción. Para quien desee conocer su personalidad más allá de sus escritos doctrinales y comprender no sólo los incidentes de su biografía sino también el profundo sentido de su carácter, estas cartas se convierten en un documento indispensable...

domingo, 20 de agosto de 2017

Lirio (Ryookan)

kakitsubata
ware kono tei ni
yoi ni keri


El lirio ese
cerca de mi cabaña
me ha emborrachado.


_____________________________________________________________________________

Los 99 jaikus
Ryookan (
Niigata (Japón), 1758 - 1831)

Contemporáneo de Issa Kobayashi o de Goethe y Goya en Occidente, Ryookan tuvo una formación budista como monje zen, aunque pronto decidió emanciparse y vivir de manera independiente, como ermitaño mendicante. Pasó la mayor parte de su vida en pequeñas cabañas o eremitorios, cercanos a templos no como monje de vida comunitaria, sino como hombre libre, imbuido del espíritu zen, a quien gustaba disfrutar de la naturaleza y de la compañía humana, vivir a su aire, sin ataduras, y escribir con hermosa caligrafía versos de diversos estilos y temáticas, en chino y en japonés.

lunes, 24 de julio de 2017

Documento (Henry Miller)

Cuando escribo estas líneas, Anaïs Nin ha iniciado el quincuagésimo volumen de su Diario, la crónica de una lucha de veinte años en procura de la propia realización. Es todavía una mujer joven y ha hallado tiempo, en medio de una vida de intensa actividad, para producir una monumental confesión que cuando llegue al mundo ocupará su lugar al lado de las revelaciones de San Agustín, Petronio, Rousseau, Proust y otros.
De los veinte años registrados, la mitad fueron vividos en Estados Unidos, y la mitad en Europa. El Diario abunda en viajes; en realidad, como la vida misma, puede considerárselo nada más que un viaje. El Diario no es un viaje hacia el centro de la sombra, en el severo sentido que Conrad atribuía al destino, ni un voyage au bout de la nuit,  como en el caso de Céline, ni siquiera un viaje a la Luna en el sentido psicológico de una fuga. Se asemeja mucho a una excursión mitológica hacia la fuente y el origen de la vida... casi diría un viaje astrológico de metamorfosis.
Casi es innecesario subrayar la importancia de esta obra en nuestro tiempo. A medida que nuestra Era toca a su fin, adquirimos mayor conciencia del tremendo significado del documento humano. Nuestra literatura, incapaz ya de expresarse mediante formas moribundas, se ha convertido en un género casi exclusivamente biográfico. El artista se retira detrás de las formas muertas para redescubrir en sí mismo la fuente eterna de la creación. Nuestra época, intensamente productiva, y a pesar de ello desprovista de vitalidad y capacidad creadora, está obsesionada por el anhelo vehemente de investigar los misterios de la personalidad. Nos volvemos instintivamente hacia los documentos -fragmentos, notas, autobiografías, diarios- que calman nuestro apetito de más vida porque, al evitar la tortuosa expresión del arte, parecerían ponernos directamente en contacto con lo que buscamos. Digo "parecerían" porque, contra lo que nos imaginamos, no existen atajos, y porque la expresión más directa, la más permanente y la más eficaz es siempre la del arte.


________________________________________________________________________________

El ojo cosmológico
Henry Miller
(
Nueva York, 26 de diciembre de 1891 -  Los Ángeles, 7 de junio de 1980)
 
Estos ensayos nos permiten acercarnos a la visión de Miller sobre el mundo cultural en el que se encontraba sumergido. Rodeado por intelectuales de la época es inevitable su influencia. En estos escritos encontramos severas y profundas críticas cinematográficas, alusiones a Buñuel, Dalí, Lawrence, creando casi un código de lo intelectual de la época.
Contiene también relatos inspirados por Anaïs Nin, quien fue mucho más que su amante durante un largo tiempo, ya sea verbalizando una de sus fantasías o aludiendo a sus diarios personales.
Finalmente, sobre el final de la obra escribe una nota autobiográfica donde se describe como un autor que, cuando escribe, su objetivo es establecer una realidad mayor. No se piensa como realista ni naturalista, sino en favor de la vida, la cual en literatura sólo puede ser alcanzada, según él, mediante el empleo del sueño y del símbolo.
En pocas palabras, se describe como un escritor metafísico que utiliza el drama y el incidente como sólo un recurso para plantear algo más profundo.